Artículo colaboración:
Lentes Transitions®

“Durante el embarazo algunas mujeres pueden presentar alteraciones en su sistema ocular, debido a los fuertes cambios hormonales, a la retención de líquidos y a otras situaciones relacionadas a la gestación. Por ello es importante tomar medidas de prevención, llevar un adecuado control y en el caso de las mujeres con problemas de refracción (miopía, hipermetropía y astigmatismo) utilizar unos lentes de alta calidad óptica, preferiblemente fotosensibles ya que regulan la cantidad de luz que ingresa a los ojos, con el fin de obtener la cantidad necesaria para desempeñar las actividades de manera natural, poder ver los colores como realmente son y mejorar el contraste visual”, aseguró Roberto Tapia Delgado, Lic. Optometrista y Gerente de Educación para Transitions Optical América Latina.

En el proceso del embarazo algunas mujeres que nunca han tenido miopía pueden llegar a presentarla y aquellas que tengan miopía preexistente pueden experimentar un incremento.

Si durante este periodo la madre presenta algunos de estos síntomas es importante que comente con su ginecólogo y consulte con su Especialista en la Salud Visual:

  • Disminución de la visión

  • Fatiga visual de forma rápida

  • Disminución de la secreción lagrimal y sensación de resequedad

  • Visión borrosa o doble

  • Disminución de la visión lateral

  • Dolores de cabeza frecuentes

  • Ver manchas en el campo visual

  • Molestias a la luz

 

Muchos de los problemas oculares que se presentan con el embarazo los sufren mujeres diabéticas. Es importante que se realicen controles periódicos ya que un 30% de diabéticas previas desarrollan retinopatía durante el embarazo. Los cambios en la retina pueden estar presentes también. Mujeres con miopía alta  están más predispuestas a sufrir desprendimiento de retina, en especial en la época periparto y en el parto. En pacientes sin retinopatía diabética o microaneurismas se debe realizar un examen visual con dilatación en el primer trimestre y repetirlo tan a menudo como sea necesario si existen quejas visuales.

La importancia de adoptar medidas de prevención y mantener un adecuado control es clave para una buena salud visual. Tenga en cuenta algunas recomendaciones del especialista:

  •  Aquellas mujeres que presentan disminución de su visión lejana deben tener cuidado con actividades como la conducción especialmente en la noche.

  •  En algunos casos se debe cambiar la corrección óptica o usarla durante el tiempo que se presente esta condición.

  • Las mujeres con prescripción óptica deben utilizar lentes de alta calidad, que permitan el paso natural de la luz para que la imagen se forme de manera nítida en la retina, deben estar  libres de ralladuras, opacidades, distorsiones y así mismo deben bloquear al 100% los rayos UV, logrando adaptarse a las intensidades de luz presente en el ambiente.

  • Tenga en cuenta que poca luz NO estimula nuestra visión, un exceso de luz induce deslumbramiento. Por ello la manera más conveniente para obtener la cantidad de luz necesaria y lograr una excelente visión de las cosas que nos rodea, es con lentes adaptables que se ajustan automáticamente a los cambios de iluminación para “ver lo mejor de la vida”
  •  Las usuarias de lentes de contacto deben mantener lubricado su sistema ocular.
  • Mujeres diabéticas deben tener permanente contacto con su Especialista en Salud Visual.
  • Ante cualquier cambio o alteración  en la visión avisar a su ginecólogo y procurar una consulta con el oftalmólogo u optómetra.