Por: Patricia Minalla

Cuando de actividades complementarias para los más pequeños de la casa se trata, los deportes suelen ser idóneos para dinamizar y equilibrar su vida. En especial si las tareas que lo mantienen ocupado durante el día a día como la educación, los deberes escolares, los videojuegos, el internet y la televisión las lleva a cabo desde la comodidad de un asiento. Esto se debe a que la práctica habitual de ejercicio, además de ser provechoso para el buen desarrollo físico del niño, le proporciona seguridad y bienestar emocional.

Además de los desplazamientos, actividades recreativas y de ocio que los niños realizan espontáneamente, la Organización Mundial de la Salud recomienda que a partir de cinco años en adelante éstos inviertan una hora diaria de actividad física con el fin de mejorar las funciones cardio-respiratorias, la salud ósea y reducir el riesgo de enfermedades como la obesidad y la diabetes. La OMS sugiere además, que dicha actividad debe ser en su mayor parte aeróbica, o sea: movimientos físicos de larga duración que implican resistencia y velocidad como montar bicicleta, bailar, nadar, patinar o correr.

Dentro de los principales beneficios de la práctica de ejercicio en los niños está el desarrollo de las habilidades de socialización que los enseña a trabajar en equipo y a entender lo que es la integración. Los deportes también mantienen a los niños en buen peso, los ayuda a concentrarse mejor, a estar motivados y a tomar mejores decisiones.

Que los menores realicen mínimo tres veces por semana deportes como natación, baloncesto, tenis o fútbol también es provechoso porque ayuda a reforzar sus músculos, huesos y articulaciones, haciéndolo más fuerte y flexible. Que no te preocupe el hecho de que tu hijo esté en movimiento mucho tiempo. La OMS destaca que “la actividad física por un tiempo superior a 60 minutos diarios reportará un beneficio aún mayor para su salud”.

Cuatro deportes al aire libre que tus hijos amarán

Natación. ¡Para niños que disfrutan en grande el agua! Este deporte es accesible y adecuado para cualquier edad. Desde bebé, tu hijo puede incorporarse a las clases y como vivimos en una cálida isla, podrá nadar y refrescarse todo el año. La Academia Americana de Pediatría recomienda que junto a las clases de nado los niños también tomen unas de seguridad en el agua.

Ventajas: Mejora la concentración, la coordinación y las habilidades motoras.

Equipamiento necesario: Traje de baño, toalla, lentes, filtro solar

Tiempo: De 30 minutos a 1 hora, dos veces a la semana.

Dónde practicarlo: Centros privados mantienen clases abiertas todo el año, al igual que la Federación Dominicana de Natación del Centro Olímpico Juan Pablo Duarte.

Tenis. Si tu hijo es enérgico, hábil y de fácil movimiento es muy probable que este sea el deporte adecuado para él. Puede empezar a practicarlo en cualquier momento y a cualquier edad, incluso tú madre o padre adulto puedes unirte y acompañarlo para estimularlo y hacer de esta su nueva pasión. Además de fortalecer y tonificar la musculatura, los movimientos del tenis estimulan los reflejos, la velocidad y agilidad.

Equipamiento necesario: Tenis de salto, camiseta, pantalón corto, raqueta, pelotas, visera, protector solar, lentes de sol y termo con agua.

Tiempo: 1 hora por sesión. Tres veces por semana.

Dónde practicarlo: Los distintos clubes recreativos de la ciudad cuentan con canchas de tenis, así como el Centro Olímpico Juan Pablo Duarte dispone de confortables instalaciones abiertas a público.

Bicicleta. ¡Nada mejor para un niño que jugar con la velocidad! Disfrutan sentir la libertad de dominar el timón y emprender camino hacia nuevos desafíos. Montar bici les ayuda a tener mejor balance y resistencia. Es una actividad que pueden empezar a hacer a partir de los dos años (velocípedo para bebés) en el patio de la casa, en el parque, en una pista o la montaña.

Equipamiento necesario: La bicicleta adecuada para su estatura y edad, casco protector, camiseta, pantalón tipo ceñido al cuerpo corto o largo, termo con agua y lentes de sol.

Tiempo: Mínimo 30 minutos diarios o de tres a cuatro veces por semana.

Dónde practicarlo: Puedes llevarlos a espacios abiertos como el Jardín Botánico Nacional, los alrededores del Conservatorio de Música Nacional o los parques: Mirador Sur o Mirador del Norte. Si quieres que tu hijo reciba orientación especializada, acércate a la Federación Dominicana de Ciclistas o a la Liga de Ciclismo Máster del Distrito, sus profesionales te orientarán.

Fútbol. Si tu niño necesita desarrollar vínculos interpersonales o si es muy sociable y le gusta hacer cosas en equipo, el fútbol puede ser perfecto para él, pues es un deporte de grupo donde 11 jugadores de un equipo que se enfrentan a otros 11 en un inmenso campo. Cada conjunto de jugadores tiene sus defensivos y ofensivos, estar involucrados en esta metodología impulsa a los niños a ser competitivos y les enseña a forjar valores para toda la vida como disciplina, responsabilidad, compañerismo y comprensión. Dentro de los beneficios físicos que tu hijo recibir con esta disciplina se encuentran el fortalecimiento de los músculos de las piernas y su densidad ósea, también aumento en su potencia de salto y la velocidad de reacción.

Equipamiento necesario: Pantalones cortos, pelota, medias a la altura de las rodillas, camiseta y zapatos para fútbol.

Tiempo: Partidos de dos horas, tres o cuatro veces por semana.

Dónde practicarlo: En el país existen varias escuelas y ligas de fútbol infantil y la Asociación Dominicana de Fútbol