Por Vianny Solano

El ritmo vertiginoso en el que transcurre el día a día de los cabeza de familia afecta a los más pequeños de la casa por completo. Que mami y papi deban trabajar fuera de casa hace que muchos padres traten de buscar alternativas para evitar que los chicos pasen la menor cantidad tiempo solos, y por ende, que ese lapso sea bien aprovechado. Es ahí donde las salas de tareas adquieren un matiz importante. Tras las horas de escuela, si no puedo estar con mis hijos, ¿qué otra cosa mejor que un lugar donde continúe aprendiendo y reciba orientación para hacer las asignaciones del colegio?

Las salas de tareas son espacios destinados a ayudar a los niños a aclarar sus dudas para tener un mayor desempeño escolar. La psicóloga Lenny Villanueva explica: “en ellas los estudiantes aprenden interactuando con otros mientras refuerza sus habilidades. Los padres optan por estas estancias para sus hijos por falta de tiempo o porque la persona que cuida de ellos no está apta para ayudarlos con las dudas que puedan presentárseles respecto a las asignaturas. Otros en cambio, lo hacen porque les sirve de guardería”, asegura la experta. Si bien es cierto que estos espacios son seguros para los niños porque allí cuentan con la instrucción y supervisión de adultos capacitados, no siempre son ‘la solución’ para todos los niños. Lo idóneo es que el infante sea inscrito en uno de estos espacios socio-educativos sólo cuando requiera ayuda con una materia que le resulte difícil. Así lo confirma la experta: “El pequeño debe asistir a una sala de tarea sólo cuando el rendimiento es bajo, esto suele pasar cuando los padres trabajan hasta tarde y no pueden dedicarle tiempo para ayudarlo con los deberes escolares”.

Si estas ponderando enviar a tu hijo a una sala de tareas, procura que realmente lo requiera, ya que de no ser así “puede que el niño se acostumbre a ser dirigido todo el tiempo, quitándole la capacidad de realizar sus labores de aprendizaje solos o ser autónomos en algunas áreas”, resalta Villanueva.

Por otro lado, si tu pequeño está recibiendo este tipo de ayuda la especialista aconseja a los padres a tener un acercamiento con el niño respecto a sus estudios y nunca desvincularse por completo de sus asignaciones escolares.