El británico, a bordo de su Mercedes, marcó el ritmo sobre el circuito de Montecarlo, en el que lo secundaron su compañero de escudería, el finlandés Valtteri Bottas, y el alemán Sebastian Vettel, con Ferrari.