El presidente de Boca afirmó desde Madrid que “es triste tener que viajar 12 mil kilómetros para jugar un partido”, en referencia al choque del comingo frente a River por la definición del torneo continental en tierras españolas.