El príncipe presenta síntomas leves y, “por lo demás, está con buena salud”, mientras que su mujer, la duquesa de Cornualles, dio negativo.