Las víctimas fatales llegaron a 3.434, mientras que el Parlamento español avaló en un debate que se extendió hasta la madrugada al decreto gubernamental que amplía hasta el 11 de abril el estado de alarma que entró en vigor el 14 de marzo.