Las protestas nacionales de los denominados “chalecos amarillos” comenzaron el 17 de noviembre en el interior del país para oponerse a un proyecto para aumentar los impuestos a los combustibles, el gas y la electricidad.