La milicia aseguró que el norte y el noreste de ese país están a punto de sufrir una “catástrofe humanitaria”. Fue horas después de denunciar el primer bombardeo turco que habría dado pie a la anunciada gran ofensiva terrestre.