La UE restringe importar bienes desde la península del mar Negro, prestar servicios turísticos y exportar determinados bienes y tecnologías, entre otros.