El gobernador de Florida, Ron DeSantis aseguró que le parece “inapropiado” aplicar la cuarentena a nivel estatal, ya que “hay que tener en cuenta los efectos secundarios” que provocarían que gran parte de la población perdiera su empleo.