La corte de apelación de Amberes, al norte del país, consideró este martes que la prohibición de llevar signos religiosos “puede ser necesario en la enseñanza”, ya que “ya ha generado presiones y disturbios en el pasado”.