Cadena 3- En 2017 se convirtió en la primera mujer que ganó el campeonato y este año es la única conductora inscripta como competidora. “Es un orgullo para mí representar a las mujeres aquí”, dijo.

Nadia Cutro se convirtió en 2017 en la primera mujer que se consagró en el Rally Argentino y este año es la única piloto inscripta.

Otra voz femenina que sobresale en la lista de los participantes es la carlospacense Virginia Klus, de 21 años, quien debuta como navegante del “Coyote” Villagra.

Espacio publicitario

“Es un orgullo para mí representar a las mujeres en una competencia como ésta”, dijo Cutro en diálogo con Cadena 3 mientras se preparaba para volver a a los caminos de la provincia de Córdoba donde la semana que viene se disputará la 39º edición del campeonato.

Reconoció que tuvo que pagar un “derecho de piso” para llegar al lugar que hoy se abrió: “A nivel deportivo lo que más me costó fue la confianza de la gente como los preparadores, los mecánicos o jefes de equipo. Tener la palabra, conseguir presupuesto. Fue difícil estar en otros equipos donde por ahí no te conocen”.

Tenemos que seguir demostrando que la mujer también puede pero hay que luchar el doble

Destacó, sin embargo, que “gracias al esfuerzo y años” de “lucha” por hacerse un espacio en el mundo del automovilismo, consiguió consagrarse en la escena del rally donde predominó la figura masculina.

“A nosotras como mujeres, acá como en otro deporte, nos cuesta el tema de la difusión y llegar. Creo que tenemos que seguir demostrando que la mujer también puede pero hay que luchar el doble”, contó.

Reflexionó sobre la vida personal y familiar en contraste con la profesional y confesó: “Llega un punto donde se debe decidir sobre la pasión por un deporte. Mi prioridad está en eso pero sé que cuesta tomar esa decisión y sobre todo cuando tenés una persona al lado”.

Nadia es hija de Oscar Cutro, piloto de rally retirado​ que fue campeón quíntuple del Rally Entrerriano, y sin dudas, fue su gran inspiración y motivador: “Creo que tengo la forma de pensar y de manejar como la de mi padre”.

La mujer tiene que hacerse escuchar y valer

“Yo a los tres años tenía un pata-pata y me decían que ya desde entonces manejaba. Cuando fui creciendo mi papá me fue involucrando en el taller, en la hoja de ruta, me llevaba a la pista y a los 19 debuté como piloto junto a mi hermana Florencia que fue copiloto”, agregó.

Llamó, finalmente, a todas las chicas a “insistir en los sueños por más que parezca difícil llegar”: “La mujer tiene que hacerse escuchar y valer. Es bueno tener una voz dentro de todo esto que es un mundo tan machista”.

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios