El médico ginecólogo Saúl Kohan aseguró que nada pudo superar al momento a la mamografía como método de detección precoz del cáncer mama, así como lo es el papa Nicolau para el cáncer de útero. Asimismo, aclaró que el autoexamen “no es útil para la detección precoz porque ya cuando se toca el nódulo tiene un centímetro y si no estaría avanzado no estaríamos haciendo detección precoz porque ya los resultados no son tan buenos en cuanto a la prevención”, indicó.

El responsable del servicio de Ginecología del Hospital Iturraspe contó a El Periódico qué debe tener un método de detección de esta enfermedad como lo es la mamografía: “Tiene que ser un estudio relativamente barato, accesible a la población; reproducible, porque si yo lo interpreto y otro médico lo debe hacer no deberían ser tan dispar los resultados. Además debe detectar a toda la población que pueda tener la enfermedad, es decir, que sea un método muy sensible”.

Este lunes 19 de octubre es el Día de Lucha contra el Cáncer de Mama, fecha en que se refuerza el mensaje de que las consultas habituales son imprescindibles para la detección temprana de patologías.

Para Kohan, se insiste en la importancia que tiene el diagnóstico precoz “porque en medicina y, sobre todo oncología, es fundamental diagnosticar cuando empieza la enfermedad porque se puede hacer un tratamiento con criterio curativo y mayor tasa de éxito a cinco años, que es como se evalúa la respuesta a un tratamiento en una enfermedad de este tipo”.

Factores de riesgo

Estadísticas a nivel mundial sostienen que una de cada ocho mujeres tendrá cáncer de mama a lo largo de su vida. Según sostuvo Kohan, hay que tener en cuenta que las mujeres con factores de riesgo tienen más posibilidad de tener la enfermedad, aunque la mayoría no lo tiene claro.

En este sentido, el médico marcó tres grupos: “Están los casos esporádicos, donde se puede establecer un factor de riesgo pero más que nada ambiental; los familiares, en los cuales hay un antecedente familiar y ambiental pero no están definidos tampoco; y hereditario, donde hay un problema genético de base. Las mujeres que heredan esta alteración tienen un riesgo aumentado de cáncer de mama, aunque son las menos: del 5 al 10 por ciento”.

Ante ello, el ginecólogo insistió: “La única medida que se ha demostrado que permite detectar precozmente la enfermedad y que disminuyó la tasa de mortalidad por cáncer de mama es la mamografía, algo que no se discute a ningún nivel”.

Sin control por temor al Covid

Entre el 40% y el 70% de las mujeres se ausentaron en sus controles anuales ginecológicos por temor a contagiarse de coronavirus desde marzo hasta octubre, por lo que los gobiernos provinciales aprovecharon en el Día de Lucha contra el cáncer de mama que se conmemora hoy para recordar que las consultas habituales son imprescindibles para la detección temprana de patologías.

Desde Asociación de Oncólogos Clínicos de Córdoba aseguraron que no hay una cifra concreta de la disminución de los controles, aunque sí admiten que bajaron en el marco de la pandemia del coronavirus, en tanto que Leila Badrán, a cargo del Programa de Detección Precoz del Cáncer de Mama, consideró: “Al prolongarse esta situación, es fundamental que quienes no lo hayan hecho, se pongan al día con sus chequeos correspondientes, lo que favorecerá el diagnóstico y el tratamiento oportuno”.

[embedded content]