El artista se presentó con su noveno álbum de estudio, un cruce musical entre París, Roma y Buenos Aires donde confluyen la canción francesa, los arreglos orquestales, la percusión, el bandoneón y el charango, atrapando al público.