La legendaria banda británica desató anoche un verdadero torbellino musical, en donde a lo largo de casi tres horas hizo un alarde de complejidad musical que dejó azorado al público por su precisión.